Los Pseudo-pro-vida

 

Manifestantes provida en Neuquén – Argentina.
Imagen tomada de : https://bit.ly/2NtwJdX

Es importante clarificar que aquí no se expondrán posturas a favor o en contra del aborto. La reflexión va en torno a la doble moral, o mejor, falsa moral que muchos activistas, los cuales llamo pseudo-pro-vida, practican. Deseo evidenciar cómo estas personas, siendo o no religiosas, continuamente violentan su gran premisa.

Existe la necesidad constante en ellos de autodefinirse, etiquetarse u otorgarse títulos que muchas veces no son meritorios con el fin de que sus posturas o ideologías suenen más estructuradas e impactantes en la sociedad. Empecemos con su término de autodenominación “pro-vida”, realizando una búsqueda rápida del término en internet se encuentran definiciones en torno a lo mismo y las cuales se pueden simplificar: son anti-aborto. El punto es que se ha realizado un empoderamiento descarado del término y del concepto ‘vida’ por parte de estos movimientos, que además le agregan el prefijo ‘pro’ (a favor de), pretendiendo de esta manera mostrarse como los grandes defensores del universo. Lo cierto es que el término pro-vida suena bastante romántico porque, ¿quién habría de estar en contra de la vida?, ¿de la naturaleza?, ¿de los animales?. Así es, está en la misma génesis del hombre proteger su vida y su existencia.

Tristemente, esa premisa de autodefinición ‘pro-vida’, considero que tiene un mal uso de su significante, representa ahora a ese grupo de personas quienes poseen valores morales y que no tienen nada que ver con proteger la vida, la gente viva o los ya nacidos, sino que enfocan todos sus esfuerzos y gastan todas sus energías en la defensa de fetos no nacidos, excluyendo cualquier otra consideración.

En Colombia este movimiento tiene miles de simpatizantes, desde el espectro político, pasando por el religioso y obviamente en el espectro civil, algunos hipócritamente asisten a actos de barbarie en corridas de toros, no sólo políticos, también sacerdotes que disfrutan de la tauromaquia. Pero lo más triste, es ver la red llena de comentarios disparatados por parte de muchos simpatizantes y políticos autodefinidos pro-vida, festejando la muerte de jóvenes guerrilleros. Si en realidad fueran defensores acérrimos de la vida marcharían también en contra de las corridas de toros, harían plantones y vigilias en rechazo al asesinato de nuestra juventud y alzarían su voz de protesta por los daños ambientales y la destrucción de nuestros campos, porque allí también hay vida.

Muchos a quienes conozco marchan anualmente por la defensa de la “vida”, son los mismos que curiosamente ‘aplauden la muerte violenta de cualquiera, por malvado que sea’ el jefe del combo o el asesino de alguno de sus familiares. No hay coherencia en la defensa de la vida. No es pro-vida quien solo defiende un feto, no lo es, ni lo será. Somos una sociedad profundamente enferma que justifica la muerte de jóvenes en las comunas de Medellín, cuando después de salir de misa de doce del mediodía un domingo, se escucha en el atrio de la Iglesia decir: “Quién sabe qué hizo, en algo raro debía andar” en referencia al joven asesinado la noche anterior en el barrio. Si Medellín es una ciudad tan creyente, que se reconoce dentro de los valores católicos y tan defensora de la vida en marchas con gran número de asistentes, ¿por qué se justifica el asesinato de un adolescente? justificación que viene de esos mismos asistentes a la ‘marcha por lo vida’ o mejor a la ‘marcha anti-aborto’.

Por lo anterior, es claro que ser pro-vida no es salir a marchar a defender un feto, simples e incoherentes quienes así lo hacen. Continuamente en esta marcha se ven avisos en los que se leen palabras como ‘asesina’, en referencia a una mujer que se practicó un aborto clandestino. Dentro de este movimiento se tiene una fascinación por la defensa del feto desde el primer día de su concepción, y lo seguirán defendiendo hasta el día de su nacimiento, una vez nacido, su vida ya no importa, pasa a un segundo plano y se entra a defender otro feto, hasta que nazca, para olvidarse nuevamente de ese otro sujeto nacido, y así sucesivamente por los siglos de los siglos, amén. ¿Qué pasa entonces con los problemas de salud pública que hay en el país por la cantidad de nacimientos?, ¿qué pasa entonces con los niños abandonados en orfanatos, familias que viven en precarias condiciones y niños que se mueren diariamente de hambre? Se los dejan al estado colombiano, los grandes defensores del universo (los pseudo-pro-vida) no están en el espectro participativo.

Si realmente estuvieran preocupados por la “vida” y no sólo por el feto y les importara tanto la vida de ese feto que se convertirá en ciudadano, entonces se dedicarían belicosamente a garantizar que los niños tuvieran una adecuada alimentación y en las cantidades óptimas, una educación justa y un lugar digno para vivir. Infortunadamente ya que las preocupaciones de los pseudo-pro-vida terminan en el momento en el que el feto se convierte en ciudadano, instan a la sociedad al error y a que se vinculen a ellos sin otro argumento que estar en contra del aborto, pues no son provida, son pro-feto, la verdadera defensa de la vida no está presente en su activismo.

El humorista estadounidense George Carlin comparte bastante bien mi posición frente a estos pseudos: “Estos conservadores son increíbles, están a favor de los “no nacidos”, harían cualquier cosa por ellos, pero una vez que naces, estás solo. Los conservadores “pro-vida” están obsesionados con el feto hasta los nueve meses, pero después no quieren oír ni saber nada de ti. Ni guarderías, ni comida en la escuela, ni sanidad gratis, nada. Si eres prenatal estás bien, si eres pre-escolar estás jodido (…) No son “provida”, ¿sabe lo que son? son antimujer. Tan simple como eso. No les gustan las mujeres. Piensan que la función de una mujer es ser una yegua que cría para el Estado”.

No podemos permitir que se sigan apoderando de la palabra ‘vida’ para defender un feto y tildar de anti-vida o de asesinos a quienes no lo hacen. Es nuestro compromiso destruir esas falsas pretensiones de los pseudos que se dicen pro-vida basados en su oposición al aborto. No son pro-vida, si lo fueran patrocinarían programas de alimentación, de educación y orfanatos en vez de vanagloriarse anualmente en las calles de ser los defensores del universo. Debemos entender que el estado necesita regular la natalidad, y ya sea con aborto legal o sin él, es nuestra obligación como ciudadanos y amantes de la vida garantizar los mínimos básicos para que todo ser humano y ciudadano pueda vivir dignamente, ese es el verdadero movimiento a favor de la vida.

 

Anuncios

Escrito por

Estudiante de Comunicación y Lenguajes Audiovisuales de la Universidad de Medellín. Con estudios en Negocios Internacionales de la misma universidad. Procuro tener siempre una opinion fundamentada sobre las cosas.

Un comentario sobre “Los Pseudo-pro-vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s