Eternal Bohemian Rhapsody

Imagen tomada de: https://bit.ly/2z28Kyb

Narrar la historia de una banda legendaria no es nada fácil. Se necesitarían varios libros, uno tal vez por cada miembro de la banda para saber quiénes eran cuando se conocieron, cómo se conocieron y como fue que permanecieron juntos para volverse una leyenda. Pues lo primero que se hace si se quiere llevar esa historia al cine es recortarla, es decir, contar la vida de solo uno de los miembros de la banda. El trabajo de escoger en este caso era sencillo, sólo un miembro de la banda ha muerto, el mismo que compuso una de sus canciones más legendarias: “Bohemian Rhapsody”, el miembro de la banda que era homosexual, y un artista extrovertido como pocos en el escenario, la voz principal: Freddie Mercury.

A pesar de centrarse en Mercury, resulta difícil también contar su historia en solo dos horas, ya que no era un personaje simple. Su talento, sus performance, su sexualidad y su modo de vida una vez alcanzó el éxito hicieron de su vida difícil de contar en poco tiempo. Es por esto que la película “Bohemian Rhapsody” es el tributo perfecto para Freddie. La película nos muestra los momentos tal vez más importantes en su vida y en los de la banda (con uno que otro cambio en la cronología o en los hechos como en cualquier film), además de potenciar nuevamente su música, que aunque nunca ha pasado de moda puede ser realmente el fin de la película.

Bryan Singer (X-Men: Apocalypse – 2016, SuperMan Returns 2006) hace uno de sus mejores trabajos, en especial en los detalles y ambientaciones de los lugares, lo que da como resultado escenas casi idénticas a las originales. Los actores son similares físicamente a los personajes reales y hacen un buen playback, la banda sonora (no solo es Queen durante toda la película) en los momentos precisos, así como el uso de el sonido original de la banda en vivo contribuyen a la “realidad” de la historia que quiere transmitir. Es también la final salida de Rami Malek como un actor de peso, ya que aunque venía protagonizando la serie Mr. Robot, es en esta película cuando desarrolla todo su potencial, casi que logra hacernos creer que es Mercury aunque no tenga su misma masa corporal, pero él lo cree y nos lo hace creer a nosotros.

Muchos de los críticos en este momento resaltan los errores en la cronología de la película, pero como dije antes no es sencillo contar la historia en solo dos horas. Vale la pena realmente ir a verla por intentar conocer de alguna manera la historia de la leyenda y de una de las bandas más emblemáticas de Londres, por sentir de alguna manera la emoción de su presentación en el concierto Live Aid de 1985, por sentir dolor nuevamente al conocer la enfermedad de Freddie, por saber que hasta sus últimos días estuvo luchando, pero sobre todo por lo que es conocido Queen: por su música.

Escrito por

Director Revista El Callejón. Según un cartón: Ingeniero de Sistemas. Según mi propio concepto: Columnista ocasional y quejumbroso tiempo completo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s