A un Metro del orgullo

Imagen tomada de: https://pixabay.com/en/passengers-tain-tram-bus-subway-1150043/

Hace unos cuantos días se desató una polémica en redes sociales, un tuitero se atrevió a realizar una crítica a la infraestructura nacional, poniendo como referencia el tesoro más preciado de los antioqueños: el Metro de Medellín. Las reacciones no se hicieron esperar, inmediatamente cientos de internautas comenzaron a criticar el tuit de Jorge Andrés Tabares, y hasta la misma página de Twitter del Metro de Medellín respondió al comentario de Jorge, donde demostraron que no comprendieron la esencia del tuit y que además, instó a sus seguidores a promover la tendencia #SpamDeFotosEnElMetro, y sí, muy bonita la tendencia, las fotos muy bellas, pero reflexionemos sobre la crítica que se hace. No nos quedemos con el sensacionalismo y el orgullo chimbo de ser la única ciudad del país con tener un medio de transporte “medio” decente.

 

Lo cierto, es que tanto el comunicador encargado de las redes sociales del metro y muchos internautas, sacaron de contexto el tuit y la crítica, ya que es evidentemente y cualquier persona que se dedique a estudiar el lenguaje, entendería que la crítica del tuitero estaba encaminada a la infraestructura nacional (no al Metro), pues como él mismo relata, en 20 años no han podido construir otro sistema de transporte equiparable en Colombia, demostrando el gran retraso que se tiene en la infraestructura nacional.

La polémica desatada y las mal interpretaciones hechas, demuestran nuevamente que el orgullo que sienten (y tienen) algunos paisas por su sistema de transporte, está basado en la plasticidad y en la ceguera, pues este les rememora esa supuesta “cultura paisa” basada en la pujanza, “verraquera” y espíritu emprendedor, que no es más que caer en la falacia de la “raza paisa”, la cual no existe y que de no ser por el Gobierno Nacional de la época (1980) y sus aprobaciones, el metro no habría sido posible. Es importante reconocer que el Metro de Medellín es vital para la movilidad de la ciudad y que no es posible imaginar a Medellín sin su sistema de transporte por las facilidades que le brinda a quienes lo usan, pero hay que corregir esos sentimientos absurdos de exclusividad, por ser tristemente la única ciudad del país en tener Metro, y el de ser insuperables, por eso de que en Medellín cada vez hay más obras, se invierte constantemente en el metro y avanza a grandes pasos. Diría yo, que tan mencionado orgullo no tiene fundamento de comparación al referirnos a otras ciudades del país, pues en Colombia no hay otro sistema de transporte igual con el cual compararse y poder decir que realmente el Metro de Medellín es el mejor, y con esto respondo a esas discusiones ridículas de redes sociales donde Medellín es la Gran ciudad de Colombia. Resulta frustrante que esta ciudad no sea capaz de autocriticarse y reflexionarse y peor, que vea la crítica como algo negativo, ejemplo de ello, el comentario de Jorge en Twitter y sus respuestas, ya que es evidente que la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá. Metro de Medellín LTDA no se puede criticar y que resulta bastante sensible para nosotros los antioqueños, así funcione bien o funcione mal.

No medellinenses, tener un metro (y sus complementarios) no es un privilegio y no habla de la verraquera de estas tierras ni dice nada sobre la mentira infundada de que somos una raza. Prestarle un sistema de movilidad a los ciudadanos es una obligación política y de Estado, similar al servicio de recolección de basuras, un aceptable estado de las calles, alta calidad de aire o parques recreativos, entre muchos otros servicios. La responsabilidad de ofrecer movilidad eficiente es un deber y le corresponde enteramente al estado y a las administraciones locales establecer planes que mejoren constantemente la forma en la que los habitantes del país se movilizan.

Colombia, entre muchas otras cosas ocupa la cuarta economía de América latina y no ha podido saldar su deuda en infraestructura nacional debido a la corrupción presente hasta en sus mismos ciudadanos. El Metro de Bogotá es una deuda gigantesca, no para esa ciudad, si no para el país entero; y me atreveré a ir más allá, ya es hora de ir pensando en el Metro de Cali y en sistemas de transporte multimodal en muchas otras ciudades del país (Tranvías y Cabinas Aéreas o Metro Cables), además de establecer las conexiones viales y ferroviarias para el progreso del país, y no, no es un simple lujo, es una necesidad y una deuda de la clase política dirigente.  

En el año 2006, en Venezuela, en pleno gobierno socialista se inauguraron tres sistemas de metro en ciudades mucho más pequeñas que Bogotá y Cali, ¿y en la Colombia capitalista? México cuenta con otros tres sistemas. Ciudades con muchos millones menos de habitantes como Santo Domingo (República Dominicana), o San Juan (Puerto Rico), cuentan con sistemas de metro. En Ecuador ya se adelantan construcciones del Metro de Quito y del tranvía de Cuenca, una ciudad con apenas unos 400.000 habitantes.

Es importante entonces reflexionar sobre movilidad y dejar de pensar en el transporte público como un servicio privado en el cual el Estado tiene poca injerencia. Actualmente en nuestras ciudades la movilidad es fundamental para el desarrollo de la población, además de ser parte importante en la economía del país, pues permite a los ciudadanos llegar a sus lugares de trabajo, asistir a eventos culturales, educarse y acceder a los bienes y servicios a los cuales tenemos derecho por el pago de nuestros impuestos. Insto a que exijamos la construcción de sistemas de transporte eficientes. Estos sistemas no son un regalo, son un deber, la movilidad y los sistemas de transporte son un derecho, el cual el Estado debe brindarle a todos los habitantes de Colombia. E invito a que seamos capaces autocriticarnos y de no perder la cabeza cuando nos obligan a reflexionar sobre algo que es evidente pero que nuestro ceguedad no nos permite ver.   

Escrito por

Estudiante de Comunicación y Lenguajes Audiovisuales de la Universidad de Medellín. Con estudios en Negocios Internacionales de la misma universidad. Procuro tener siempre una opinion fundamentada sobre las cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s